Iglesia Cristiana Monte Sinai

Amando a Dios. Creciendo en la sana doctrina. Llevando a Cristo al mundo.

Para el Señor Vivimos: Romanos 14:7-12

¿Qué es lo que realmente distingue a un creyente? El que es en verdad creyente e hijo de Dios, toma la Palabra con mucha seriedad. Ella dice que un día daremos cuenta de si. El deseo de Dios no es que hagamos cosas para El por temor (aunque si debemos tener mucha reverencia, recuerda: El principio de la sabiduría es el temor de Dios), pero deberíamos de hacerlo por todos los favores que nos ha otorgado por ser ahora sus hijos. El amor de Jesús hacia el Padre, era de sujetarse a Su voluntad. Para poder lograr lo mismo, necesitamos vivir para El. Que vida más hermosa la del creyente, vivir una vida que toque otras vidas que están en necesidad. Un día toda lengua confesará que Jesús es el Señor y toda rodilla se ha de doblegar ante El. El Señorío de Jesús necesita manifestarse en forma diaria, porque para el Señor vivimos.