Iglesia Cristiana Monte Sinai

Amando a Dios. Creciendo en la sana doctrina. Llevando a Cristo al mundo.

Me senté y lloré

Lectura Bíblica: Nehemías 1:3,4

Cuando uno escucha una mala noticia, lo más normal es ponerse triste y perturbado. ¿De qué manera reaccionas tú cuando llegan a tus oídos? Nehemías se sentó y lloró. Es que había escuchado que su pueblo estaba en gran mal y en afrenta. Pero se puso en campaña y tomó acción: Ayunó y oró delante del Dios de los cielos. Cuando te lleguen noticias malas, recuerda que una comunión profunda con Dios puede llenar tu ser y te ayudará a ti para que seas bendición a otros que estén en gran mal.