Iglesia Cristiana Monte Sinai

Amando a Dios. Creciendo en la sana doctrina. Llevando a Cristo al mundo.

Lucas 9:42,43

La posesión demoníaca es vista en las Escrituras como una aflicción. Hay una diferencia entre ser hijos del diablo solamente, ya que uno hace la voluntad de él y somos esclavos del pecado y la otra es estar poseídos por demonios y estar a la merced de espíritus inmundos que atormentan la mente y el físico de una persona. Pero esta mujer recibió la bendición de ser liberada completamente de ese dominio. Todo esto por la gracia de Dios.