Iglesia Cristiana Monte Sinai

Amando a Dios. Creciendo en la sana doctrina. Llevando a Cristo al mundo.

Juan 20:16,17

Al principio, María Magdalena, ella estaba agobiada porque pensó que habían robado el cuerpo de Jesús. Pero así como la llenó la tristeza y el dolor de estar apartada de Jesús, su corazón se llenó de un gozo indescriptible. María no quería soltarlo, querría aferrarse a él. Ahora ella estaba en paz de que lo volvería a ver por un tiempo antes de ascender al cielo. Su gozo estaba cumplido.