Iglesia Cristiana Monte Sinai

Amando a Dios. Creciendo en la sana doctrina. Llevando a Cristo al mundo.

Jehová es mi luz

Salmos 27:1

Este pensamiento noble no aparece en ninguna otra parte de manera tan grandiosa, aunque podemos comparar Isaías 60: 1. El latín de la Vulgata, "mea Dominus illuminatio," es el lema de la Universidad de Oxford. Usaron este Salmo 27:1, en cuanto a la relación de las cosas a Dios. La Luz debe ser entendido que a pesar que estamos en el siglo X, se basaron en cuanto al conocimiento de que las enseñanzas debían de estar impregnada por la idea de que el mundo está en las manos de Dios, que está supeditada a El. Esto significa que en cada instante todo deriva su existencia a partir de su continuo acto creativo.

Para David las cosas irradian en virtud de su dependencia constante de este acto creativo. Por que están encendidos por la luminiscencia derivado del Dios de la verdad. Para él, Jehová era su guía y como faro de fuego, proclamaba su victoria y por que Dios le señala el camino de regreso a su casa felizmente. De esto a la creencia en Dios como la fuente de la luz, tanto moral e intelectual, es una larga, pero gloriosa etapa, a lo largo de la cual el mundo se ha guiado por palabras tales como Isaías 60: 1 y aún más por el reconocimiento del Hijo encarnado como la luz de los hombres (Juan 1: 5; Juan 3:19, Juan 12:46).