Iglesia Cristiana Monte Sinai

Amando a Dios. Creciendo en la sana doctrina. Llevando a Cristo al mundo.

¿Por Cristo o por Anticristo?

Lectura Bíblica: Primera Juan 2:18 - 27

Hoy vamos a estar enfocados en distinguir quienes están a favor de Cristo y de aquellos que están en su contra. Juan dedica en sus cartas a describir quienes son seguidores de Cristo y obedecen sus mandamientos y quienes viven en desobediencia. 

Cristo lo resume de esta manera: Por que el que no es contra nosotros, por nosotros es. 

Esto quiere decir, que si uno no obedece la Palabra de Dios, entonces se une al diablo (quiere decir adversario) que es rival de Dios y se opone o es enemigo de Dios. Juan lo llama al diablo: el maligno. (verso 13). Un ejemplo es Caín (I Juan 3:12) o en I Juan 5:19, donde dice: El mundo entero está bajo el maligno. Cuando hablamos de maligno, es en referencia a la intención de causar daño. Daniel, el profeta, lo llama el desolador, aquel que produce dolor intenso. El apóstol Juan lo llama anticristo = en contra de Cristo. 

En tan solo sesenta años, (entre el momento que estuvo al lado de Jesús y cuando escribe esta carta), muchos anticristos habían surgido y seguirán apareciendo en la historia, hasta culminar con la bestia de Apocalipsis capítulo trece. Juan escribe, para que los lectores de sus cartas reconocieran quienes son salvos y quienes no. Hasta están aquellos que profesan o enseñan tener conocimiento de la Palabra de Dios, pero sus vidas o sus testimonios van en contra de lo que dice. Como dijo Jesús: Por los frutos se conoce el árbol.

I. Versos 18, 19, 22, 23 y 26 - Las Características

En los que son anticristo, se nota la hipocresía en querer engañar y se manifiestan en las herejías, que vienen de los mismos demonios. Hacen de estos maestros falsos que sean doblemente peligrosos, ya que intencionalmente se infiltran en la iglesia sin que nadie se de cuenta y así promueven sus esquemas destructivos. 

Judas, el medio hermano de Jesús, habla de que entran encubiertamente y que niegan al único Dios Soberano y a Jesús.

En ell verso dieciocho, Juan se dirige a los creyentes para advertirles del peligro que causan y de que puedan entender la amenaza tan seria que producen los anticristo en una congregación. Juan dice que se puede conocer de que estamos viviendo los últimos tiempos, por esta razón. Habla del presente siglo, que comenzó con la primer venida de Cristo a la tierra  y hasta el final, cuando regrese nuevamente. A medida que va pasando el tiempo, aquel determinado por Dios, y en el cual el diablo conoce, la oposición será más intensa. La persecución se irá intensificando por igual. Pablo habla de que vendrá la apostasía, que es el abandono de la verdad o el apartarse de ella. Eso es lo que vemos, por ejemplo en el mensaje del Señor Jesús a la iglesia en Laodicea. Enseña que el Espíritu Santo se pondrá a un costado, a fin de que a su debido tiempo se manifieste el anticristo (II Tesalonicenses 2:6).

Estos anticristos se infiltran en las iglesias y se mezclan entre los creyentes, e intentan destruir la unidad por medio de mentiras y engaños. Hay tres características que los distinguen:

(1) Se apartan de la comunión - Entran en el principio con el fin de sabotearla, por medio de falsas enseñanzas y mal testimonio. Eventualmente se irán, pero solo si es resistido por aquellos que están alertas. Para mi es tan culpable el que quiere dividir, como aquellos que los escuchan y no hacen nada, y lo que es peor se unen a su campaña. Estos solo sobresalen con los que son creyentes débiles o inmaduros.  Juan dice que salieron de nosotros, pero no eran de nosotros. Necesitamos entender algunos puntos muy importantes en cuanto a la iglesia. La iglesia está compuesta por gente que es madura y por gente que es inmadura. Están los dóciles para aprender y que son fáciles de dirigir y educar. 

Y están aquellos que se resisten. En Mateo 13:24 - 30, el Señor habla de que el enemigo siembra cizaña donde está el trigo y estos crecen juntos. En I Corintios 11:19, Pablo dice que es preciso o necesario, que entre estos dos, gente creyente y no creyente, exista disensiones y discrepancias, para que se hagan manifiestas, (que se pueda percibir y que se vea con claridad) los que son aprobados y los que son desaprobados. Pablo le dice a la iglesia en Roma (Romanos 16:17), que los hermanos se fijen en lo que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que han aprendido y que debemos apartarnos de ellos. Las falsas enseñanzas tienen cabida entre los no creyentes o los creyentes que son extremadamente inmaduros. Los que son verdaderos creyentes, estos prevalecen y se mantienen en comunión, porque se mantienen en la verdad y perseveran hasta el fin. No se mueven del evangelio, los que están firmes en la fe.

(2) Niegan la fe - (verso 22). Es negar al Padre y al Hijo. Le dicen que no a lo que Dios pide o pretende de nosotros. Juan lo llama mentiroso a esta persona, aquellas que dicen amar a Dios, pero no tienen amor a favor de sus hermanos en Cristo. Dice amar los mandamientos de Dios, pero no los obedece o los sigue. Negar a Dios y al Hijo, desviarse o distorsionar las Escrituras se constituye en anticristo. En los días de Juan negaban a Jesús, que nació, murió y ascendió al cielo. 

(3) Tienden a confundir a los fieles - (verso 26). Su misión es decir mentiras o verdad a medias.  Desestabilizar a los creyentes de mantenerse en la verdad.

II. versos 20, 21, 24, 25 y 27 - Características del creyente

(1) La unción del Espíritu Santo de Dios - Nos sella, el amor de Dios ha sido derramado en nosotros por medio del amor de Dios en la persona del Espíritu Santo. Nos da poder, sabiduría, reside permanentemente en el creyente. Es nuestro guía hacia toda la verdad. Toda la Escritura es inspirada por el Espíritu Santo. El creyente no se centra en filosofías centradas en el hombre. Otra característica es que permanece fiel (versos 24 y 25). Permanece porque se han mantenido en los fundamentos del evangelio y las enseñanzas de Jesús. Nos lleva a vivir en seguridad eterna porque eso enseña su Palabra en el todo el Nuevo Testamento. El creyente no se deja llevar por cualquier viento de doctrina. No niega la fe, la vive y la pone en evidencia.