Iglesia Cristiana Monte Sinai

Amando a Dios. Creciendo en la sana doctrina. Llevando a Cristo al mundo.

Las Encrucijadas

Título del Mensaje: Las Encrucijadas
Lectura Bíblica: Números 13:17 – 20
 
Vemos a Dios trabajando en una manera maravillosa en la vida de esta nación tan pequeña.
 
Dios les había trazado el camino hacia la tierra prometida. Israel a medida que avanzaba se cruzaron con otros caminos que intentaban desviarlos y pudieran así perder su rumbo.
Dios los quería llevar hacia la grandeza, como así lo quiere hacer con nosotros. La extensión, magnitud o el tamaño se basa en lo que Dios puede hacer a través de nosotros. La intención de Dios era de exaltarse a si mismo al derrotar a todos sus enemigos y su deseo era derramar bendiciones sobre todas las obras de sus manos.
 
La grandeza para nosotros en nuestros días, como iglesia, no determina por cuanta gente pueda asistir a una reunión o cuanto dinero se recoja como ofrenda o por el tamaño del edificio.
 
En nuestra vida, como creyentes o como iglesia, debemos entender que en algún punto de nuestro caminar nos encontraremos con encrucijadas. O sea, nos encontraremos con el camino trazado por Dios donde se una con otros caminos que nos querrán desviar.
 
I. Números 13:1,2 y 17 – 20 – La inspección de la tierra
Con la evidencia del poder de Dios que los respaldaba, Dios los pone a prueba al enviarlos a recorrer y observar la tierra, para ver la calidad que tenía.
 
Dios quería que determinaran la naturaleza de la tierra misma, así como sus defensas y los puntos débiles que tuvieran. Pablo nos dice que todo lo que pasó con Israel, todas las cosas, acontecieron como ejemplo para nosotros y están escritas para amonestarnos. La evidencia de cómo Dios mostró su gran poder, de que es suficiente para confiar.
 
La inspección por igual es para ver que toda gran empresa requiere de unidad total. Al haber grandes retos y grandes obstáculos, requiere que exista completa y total unidad entre el pueblo de Dios.
 
Habrán sacrificios que hacer, pero la recompensa es grande.
 
La elección que tenemos hoy en día, como lo fue en aquel tiempo, es saber si caminamos o avanzamos hacia la grandeza hacia la cual Dios nos quiere llevar o quedarnos en la mediocridad. Ya que lo somos hoy y lo que Dios quiere que seamos en el día de mañana, dependerá si aceptamos o no el reto puesto delante de nosotros.
 
Las encrucijadas en nuestra vida, se basan en tres características, si queremos movernos en el camino hacia la grandeza.
 
II. Números 13:2 – Grandeza comienza con la visión de los que sirven o lideran
Las oportunidades están a la vista. Este terreno del cual gozamos en el día de hoy, fue dado con un propósito. No muchas iglesias gozan de este privilegio en esta ciudad donde vivimos.
 
Avanzar requiere de fe y tener una visión clara de lo que Dios quiere hacer. Si nos enfocamos en el plan de Dios, podremos sobrepasar todos los obstáculos.
 
Dios le dijo a Moisés: Reconozcan la tierra, la cual les doy a Israel, de cada tribu enviarán un varón, príncipe entre ellos.
 

El asunto está en que una nación, un hogar o iglesia cae por la calidad de, ciudadanos, padres o miembros que puedan tener.
 
Y si estos tienen una buena visión, entonces podrán llevar a la congregación hacia una buena dirección. .
 
Ya que Dios fue fiel en el pasado, será fiel en el futuro. Podemos continuar con la visión entonces, basado en como Dios actúo en el pasado con su pueblo.
 
III. Números 13:2, 26 y 27 – Grandeza se basa en mi decisión de caminar el camino
Dios nos extiende el llamado hacia la grandeza, pero lo podremos lograr si nosotros tomamos los pasos necesarios para movernos de donde estamos hacia el lugar donde Dios nos quiere llevar. Las oportunidades están ya preparadas por Dios, es cuestión de aprovecharlas. El reporte de los espías fue, de que la tierra era buena y los frutos excelentes. Pero enfrente tenían un camino que se cruzaba en su medio: Los habitantes de los que ya vivían allí. Diez de los doce espías vieron a los obstáculos como más grandes que las bendiciones. Pero lo peor de todo es que vieron a este pueblo como más grande que a Dios.
 
Cuando observamos el verso 32, podremos notar que los que no confían en Dios y en sus promesas, perderán mucho más de lo que se imaginan. Lo triste de todo es que pensaban que Dios los había llevado allí para que cayeran derrotados ante los enemigos. Dios les había prometido lo siguiente: Jehová derrotará a tus enemigos que se levantaren contra ti, por un camino saldrán contra ti y por siete caminos huirán de delante de ti.
 

Junio 15, 2014

La manera de responder correctamente la vemos en Números 13:30 y 14:8. Dios no nos abandona, nos guía y nos lleva al lugar especial que él ha preparado para nosotros sus hijos.
 
IV. Números 14:2 – 4 – Influencia negativa nos lleva por el camino de la derrota
El pueblo reaccionó muy mal ante el reporte de los diez espías. El temor los estaba por llevarlos por el camino donde las cosas no habían sido buenas, en Egipto eran esclavos, vivían bajo horrible opresión. Da tristeza cuando se escuchan a personas decir: Me voy al mundo, porque me iba mejor que ahora que soy cristiano.
 

No podemos conformarnos con la mediocridad si deseamos la grandeza de Dios. Hablamos de vivir en santidad y ser conformados a la imagen de Cristo, el de poder compartir el evangelio y crecer en el discipulado. Si no avanzamos por ese camino de Dios, vendrán años de una muerte lenta y en declive para la iglesia o el creyente.
 
Veamos la mala reacción del pueblo:
(a) La congregación gritó y lloró aquella noche.
(b) Se quejaron de Moisés y Aarón.
(c) Se querían morir.
(d) Se quejaron de Dios.
(e) Deseaban volver a Egipto.
(f) Querían apedrearlos – verso 10.
 
En momentos como estos requiere de buenos siervos y líderes que lleven a la congregación a caminar por el mejor lugar que son los caminos del Señor.
 
(Leer por igual Números 14:6 – 9, 23, 29, 30 y 37).