Iglesia Cristiana Monte Sinai

Amando a Dios. Creciendo en la sana doctrina. Llevando a Cristo al mundo.

La Mujer de Dios

Lectura Bíblica: Tito 2:1 - 5

En la Biblia vemos varios ejemplos de madres que se han distinguido por sus acciones. Tenemos a Rebeca que amó más a Jacobo que a Esaú, y le ayudó a conseguir la primogenitura, trayendo serios problemas entre hermanos. Y tenemos a la madre de Juan y Santiago, que le pide a Jesús que ambos se sienten a la derecha y a la izquierda del Señor Jesús en la gloria.

Veremos que no hay madre perfecta, al igual que es un trabajo difícil de realizar. En la sociedad en que vivimos tenemos el peligro del divorcio; la aceptación de la inmoralidad sexual, por estar preocupados con la auto gratificación, han pegado muy fuerte en la sociedad. La unidad familiar hoy en día está al borde de la extinción. Satanás ha lanzado golpes muy duros desde el mismo inicio de la creación en contra de la familia. Ser mamá es un ministerio de enseñanza para preparar a los hijos a que caminen en los caminos del Señor y de que sean conformados a la imagen de Jesús.

Tito estaba ministrando en un medio ambiente, muy parecido al nuestro. Leamos en el capítulo uno y los versos diez al dieciséis. Una sociedad pagana y corrupta. Es allí donde Tito debe de delegar la responsabilidad a las hermanas que ya tienen madurez espiritual a que enseñen a las mujeres más jóvenes. A que sean reverentes en su forma de vestir, de que sea en forma adecuada y decente. El punto aquí es reflejar un corazón santo. Donde no deben de despertar en los hombres que las codicien o que sean la causa de traer distracción en un culto.

En segundo lugar, no deben de calumniar o acusar falsamente a otros para causar daño. En tercer lugar no son alcohólicas y en cuarto lugar, son maestras del bien. 

II. Verso 4 - Enseñen a amar a sus maridos

Para el hombre no hay nada más importante del que sea respetado. Por ser la cabeza del hogar, el amor que le da una mujer al hombre se muestra al apoyarlo y a ayudarlo a ser el hombre que Dios quiere que sea. Cuando la relación matrimonial es la prioridad, se van a sentir realizados, satisfechos. Allí hay felicidad, paz y se van a sentir complacidos. 

Las parejas en la iglesia necesitan conocer las prioridades que Dios establece en su palabra, porque así podrán establecer las metas que Dios desea en una pareja. 

Lo más importante es aprender de nuestro pasado para tener un mejor futuro. La vida es una escuela de la que somos parte todos nosotros. Los retos, las pruebas por las que pasamos y pasaron nuestros padres, nos ayuda a moldearnos, sea para romper y deshacer lo malo o dejar que sigamos reviviendo el pasado.

Ahora hemos sido bendecidos con el Espíritu Santo, que nos guiará por los caminos trazados de antemano por Dios. Nos da la sabiduría que necesitamos para actuar y nos dará por igual las fuerzas para actuar o hasta que Dios actúe por nosotros. 

Lo segundo que vemos es que les deben de enseñar a amar a los hijos. No significa darles todo lo que quieran, significa darles lo que necesitan. Proverbios 23:13 y 14, nos instruye en corregirlos o castigarlos cuando lo necesiten.

En tercer lugar, deben enseñarles a ser prudentes. De que pongan cuidado y sean sensatas para evitar inconvenientes. Deben ser castas, de que renuncien o eviten buscar placer sexual en otras personas, lo cual no corresponde. Pablo por igual, le dice a Tito de que deben de cuidar sus casas. De que pongan interés y atención en aquello que es suyo. Existe una identidad. Las características serán propias en ese hogar. 

Y por último, de que estén sujetas a sus maridos. De que no se muevan y se sometan voluntariamente, como ambos deben de sujetarse al Señor, para estar ambos sujetos a su voluntad. 

La sociedad será bendecida con mujeres que amen a Dios, que son de Dios y que sirven a Dios.