Iglesia Cristiana Monte Sinai

Amando a Dios. Creciendo en la sana doctrina. Llevando a Cristo al mundo.

La Madurez Espiritual

Lectura Bíblica: I Juan 2:12 - 14

Una de las esencias en la vida física es el crecimiento. Y esto es verdad en la parte física como lo es en el aspecto espiritual. La meta en el aspecto espiritual se basa en la voluntad de Dios Padre, que es ser conformados a la imagen de Cristo. Tenemos la mente de Cristo, tenemos al Espíritu Santo, quien nos da poder, sabiduría, su guía, y nos da dones para trabajar en la obra.

Es trágico ver un creyente que no crece espiritualmente hablando, teniendo tanto a nuestra disposición. El creyente inmaduro no puede apreciar completamente las bendiciones que tiene y los privilegios que nos ha dado. Si no pone por obra la Palabra, esto es síntoma de desobediencia.

I. Verso 12 - Dios nos ha perdonado

Pablo dice que fuimos libertados del señorío del pecado. No más esclavos. Perdonados completamente. Si pecamos deliberadamente, es como querer volver a ser esclavo nuevamente y decir que queremos estar en deuda. Juan le habla a aquellos que quieren escuchar la voz de Dios y seguirlo, con la intención de obedecerlo.

Las ovejas del Señor Jesús no escuchan la voz del extraño, porque no tienen ninguna alianza con el mundo, sino que se distinguen por su obediencia a Dios y por su amor con el prójimo.

Juan dice que Dios nos limpia de todo pecado y de toda nuestra maldad. Vemos a Jesús hablando con los dos que iban camino a Emaús: Predicar en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados. En Hechos 10:43, Pedro dice: De este dan testimonio todos los profetas, que todos los que que en él creyeren, recibirán perdón de pecados en su nombre. 

En el Antiguo Testamento es conocida esta historia: Estemos a cuenta dice Dios. Está hablando del pecado en Isaías uno. En Levítico 16:22, el Cordero llevaría sobre si todas las iniquidades, todas sus rebeliones, todos sus pecados y esto era hecho cada año. Pero en el Nuevo Testamento, especialmente en Hebreos 10:11 - 14 y 18, habla de remisión (perdón de una culpa que nos priva de nuestra libertad), como Jesús dice en Juan ocho, éramos esclavos del pecado. Ahora, noten lo que dice: Donde no hay remisión de estos... Es que el verso anterior lo explica: nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones. A Dios le place perdonar a los pecadores, porque esto trae gloria a su nombre.

En Colosenses 2, Pablo dice que Dios nos dio vida juntamente con Cristo, perdonándonos todos los pecados y anulando el acta de los decretos que estaba en nuestra contra. Es como la historia en Mateo 25:14, donde un hombre se fue lejos y le entregó sus bienes a otros y luego regresó para arreglar cuentas. El acta era el manuscrito o certificado de deuda, y el Señor lo anula, lo deja sin efecto o valor. Lo cancela o elimina todo aquello que nos era contrario. Lo quitó de en medio y clavó el acta en la cruz, declarando que todos los pecados fueron perdonados. Y esto es porque Dios quedó satisfecho por el sacrificio de su Hijo.

II. Verso 13 - Les Escribo

Juan menciona a los padres, los jóvenes y los niños en este verso. El se refiere a que estos conocen lo que es desde el principio.

Habla de comprender por medio de tener una experiencia propia y personal. Tiene la información y conocimiento de Dios.

Juan 17:3, Jesús declara: Esta es la vida eterna, que te conozcan a ti, el único y verdadero Dios y a Jesucristo a quien has enviado.

Juan 1:18 - A Dios nadie le vio jamás, el unigénito Hijo que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer.

Es explicar por ejemplo lo que dice en Juan 3:11: Lo que sabemos hablamos, y lo que hemos visto, testificamos. Después en el capítulo 8:55 dice: Yo le conozco y guardo su palabra. Como lo es en la vida de Jesús, cuando dice en el capítulo diez y los versos catorce y quince, donde da a conocer su autoridad y su poder. Y el Señor guardaba su palabra y la ejecutaba.

Conocerlo personalmente trae convicción a nuestra fe (Yo se en quien he creído y es poderoso). En segundo lugar estamos firmes en lo que creemos, Pablo lo dice en Efesios cuatro, en el conocimiento del Hijo de Dios, para que no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina de hombre.

En tercer lugar, en Romanos 15:1 - 5, nos dice que los que son fuertes espiritualmente hablando, habla de los que son maduros, deben soportar las flaquezas de los débiles para que compartamos las Escrituras y así tener el mismo sentir que tuvo Cristo. El Señor dijo que en el mundo tendríamos tropiezo, pero ay de aquel que haga tropezar a otro. 

Juan va por orden, padres, jóvenes y niños. En Deuteronomio 6, Dios le enseña sus mandamientos a la nación, y más que nada van dirigidos a los padres. Dos puntos muy importantes: Que teman a Dios al guardar todos sus mandamientos y que los pusieran por obra. Estos deben enseñar a sus hijos y luego a sus nietos.

Salomón lo pone de esta manera: Instruye al niño en su camino y aún cuando fuere viejo no se apartará de el (Proverbios 22:6). La palabra instruye habla de la educación mientras van creciendo. Es entrenarlos para que sepan vivir de una manera agradable.

En Efesios 6:4, Pablo habla de criar a los niños en disciplina y amonestación del Señor. No provocarlos, es no ser severos, injustos o irritarlos, con demandas que son crueles o de imponer aquellas restricciones que vienen de una autoridad que no es flexible o de un dictador. Es ser firme en las convicciones que tiene en la Palabra y en promover el amor hacia ella.

A mi me fascina mucho cuando hablo con mis dos hijos, tengo unas charlas maravillosas y observo como han crecido y han madurado ellos mismos. En haberles enseñado a tener reverencia a Dios y a tener respeto a los padres y a las autoridades. 

2) Los jóvenes - versos 13 y 14

Estos han vencido al maligno porque son fuertes y la palabra de Dios permanece en ellos. Los que han sido enseñados de buena manera tienen en su haber buena teología en cuanto al conocimiento de Dios y en cuanto a como ven el mundo de acuerdo a la Biblia. Han vencido al maligno con la verdad de la palabra. Al poseer la sana doctrina pueden refutar el error.

3) Hijitos - niños - La iglesia necesita tener una base sólida en cuanto a la enseñanza y la dedicación de apoyar a los padres. Recordemos: La iglesia es el complemento de los padres. La responsabilidad es de los padres en cuanto a la enseñanza y el respetar a los demás. Aplicarla a sus vidas.