Iglesia Cristiana Monte Sinai

Amando a Dios. Creciendo en la sana doctrina. Llevando a Cristo al mundo.

Como en los días de Noé y de Lot

Lectura Bíblica: Lucas 17:26 - 30

El más alto tribunal de Estados Unidos ha dado su juicio el 26 de Junio, 2015. Por un voto, cinco a cuatro, de los jueces del tribunal supremo ha considerado que la libertad de orientación sexual es derecho que deben gozar todos los que vivan en esta nación. 

Quiero compartir contigo que ningún tribunal humano tiene la autoridad de redefinir el matrimonio y el veredicto que dieron, en ninguna manera cambia lo que Dios constituyó en el principio de la creación: El matrimonio, y la unión de un hombre con una mujer. Dios no fue derrotado en esta decisión, el hombre lo fue. Nada va a prevalecer contra Dios y nada va a impedir el avance del reino y el evangelio aquí en la tierra. Como nación Estados Unidos continúa poniéndose en la mira del juicio divino. El gobierno por ende no puede salvar a sus ciudadanos y lo que es peor, los ha puesto en un país que está en decadencia. Ya que no se puede elevar por encima de la moralidad de sus ciudadanos.

La libertad religiosa no se promete en la Biblia. Al contrario se habla de una lucha en un mundo que está completamente bajo el control del maligno. Como iglesia se ha disfrutado de una libertad que no tiene precedentes en la historia. En lugar de aprovechar esa libertad para bien como iglesia, nos hemos dejado llevar por la corriente del mundo. El matrimonio no es el campo de batalla final y nuestros enemigos no son solo hombres y mujeres, sino potestades que gobiernan en los lugares celestiales. No podemos dejarnos llevar por la amargura, el odio o dejarnos llevar por la política. Nuestro deber como iglesia es orar y comunicar el evangelio por cada persona.

En Romanos uno, identifica claramente la evidencia de la ira de Dios sobre una nación que va en contra de su verdad. Estoy firme en mi convicción de que el homosexualismo o el lesbianismo es un pecado que Dios detesta como todo otro pecado. A pesar de lo que la corte suprema decida, eso no va a determinar que yo cambie el mensaje o deje de compartir lo que el Juez Supremo diga en su ley.

Cuando hablamos de Noé, lo primero que nos viene a la mente es el arca que construyó. Y cuando pensamos en el arca, pensamos en el diluvio y al mirar el diluvio vemos el juicio de Dios sobre toda la tierra. El pecado se desparramó como una enfermedad que mostró su carácter destructivo en una sociedad en la cual se fue incrementando de generación a generación. Es importante entonces que con urgencia entendamos por medio de la historia lo que va a pasar cuando deliberadamente uno va en contra de Dios y que así, podamos buscar su guía para el futuro. 

Los discípulos quedaron atónitos cuando Jesús les dijo que no quedaría piedra sobre piedra, haciendo referencia del templo que tanto ellos estaban admirando. Y Jesús comienza a dirigirlos hacia el futuro, hacia la generación que vería las señales que culminarían con esta advertencia profética. Al mencionar Jesús a Noé, lo verifica como un personaje histórico y la historicidad del diluvio. Al igual que a Lot. Así que, ¿cómo eran los días de Noé y de Lot?

I. Los días de Noé 

Tenemos que ir a Génesis capítulo seis y versos uno al seis. En los primeros dos versículos hay algunas interpretaciones que debemos de analizar para entender y así llegar a una buena conclusión. Nos dice el verso uno que los hombres comenzaron a multiplicarse o procrearse y les nacieron hijas. (Llamadas las hijas de los hombres). Pero lo interesante aquí, es que en lugar de hombres, se les llama los hijos de Dios (bene elohim). Dando a entender que fueron creados y no que nacieron por medio de hombres y mujeres. Bene elohim, lo encontramos solamente en Job. Y esto nos lleva a pensar que eran ángeles. Veamos Job 1:6; 2:1 y 38:7. No hay duda que este era el caso y que se aplica a los ángeles. Algunos se preguntaran como puede ser esto posible. Pero en Génesis vemos que ángeles se habían aparecido a Abraham y que habían comido con él. O los dos ángeles que estuvieron con Lot, los habitantes de Sodoma Gomorra querían tener relaciones sexuales con ellos. La Biblia no habla si los ángeles tienen órganos sexuales o no. Pero si habla de posesión demoníaca. En el verso tres, Dios se dirige a los hombres, no a los ángeles. No hay nada nuevo debajo del Sol. En los años 60 y 70, salieron películas como El Club de Satanáso El Bebé de Rosemary (una mujer tiene el hijo del diablo), o Asuntos Internos o una de las más recientes: Ojos bien cerrados. La peor de todas, es la serie llamada Emmanuel con Silvia Krystel, porque Emanuel quiere decir Dios entre nosotros, tomando así el nombre de Dios en vano. ¿Cuál es la relación entre todas estas películas? La posesión demoniaca. En cada una de estas películas pornográficas se destaca la posesión demoníaca. Ahora, no solo en el ámbito cinematográfico vemos posesión demoniaca, pero en la música por igual. Grupos como AC/DC; Eagles; Fleetwood Mac; o cantantes como Rihanna; Lady Gaga; Madonna; Beyoncé o Shakira, están dedicadas a la propagación del ocultismo y la adoración a Satanás. Pero no se queda ahí tampoco, lo vemos en las caricaturas como Pokemon o Power Rangers, que son demonios nombrados por los mismos creadores de dichas  caricaturas. 

A pesar de que los juicios de Dios han caído sobre la tierra, el ser humano sigue en una campaña en contra de Dios pensando que lo van a derrotar en algún momento. Lo triste de todo, es que el libro del Apocalipsis nos dice que los juicios de Dios están cayendo sobre la tierra y que la gente pedía que los montes cayeran sobre ellos, pero ni aún así dejaron de adorar a los demonios ni se arrepintieron de sus hechicerías (Apocalipsis 6 y 9). 

Lo segundo que notamos es que, versos tres y cuatro, Dios no contenderá con el hombre para siempre. Hay un límite y hay un fin. Es paciente para que todos procedan al arrepentimiento, pero cuando llega al punto donde dice basta, ahí se termina todo.

Los nephilim o ángeles caídos, le nacieron hijos con el fin de incrementar el mal sobre la tierra. Dios había prometido que de la simiente de la mujer iba a nacer el que iba a aplastar la cabeza de la serpiente, o sea el Mesías. Basado en esto, la corrupción era demasiado grande (versos 5,6, 11 y 12). ¿Cómo se asemeja esto con nuestros días?

La prostitución juvenil en el mundo en estos momentos es de cuarenta millones de niños entre las edades de 14 a 20. Por el otro lado, tenemos a cuatrocientos millones de personas en el mundo que consumen drogas.

Pedro dice que en los días de Noé, la gente vivía en desobediencia. Como Pablo dice por igual en Romanos uno y en segunda de Timoteo capítulo tres. 

Algo para pensar, habrían millones de personas viviendo en los días de Noé. ¿Cuántos se salvaron? Solo ocho personas. ¿Por cuántos años se predicó? Y solamente ocho fueron salvas. Hay muchos que escogen el camino ancho. La actitud de la gente es que comían, bebían y se casaban. Todo era normal para ellos, se burlarían porque todo seguía igual. Pero se olvidan de estas palabras: Y vio Jehová… 

El autor a los Hebreos dice que no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia, antes bien, todas las cosas están desnudas y abiertos los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.

Nada se le escapa a Dios. El hombre en definitiva es responsable de agravar la situación sobre la tierra. Encima busca placer al asociarse con los demonios. En Génesis dice que produjo hombres de renombre. Hombres que de generación a generación iban decayendo más y más. 

En Génesis seis y verso once, dice que la tierra esta corrompida y estaba llena de violencia. Es triste de notar que Dios le había dicho al hombre que se procreara y llenara toda la tierra y que la sojuzgaran o gobernara sabiamente. Sin embargo vemos que la llenaron con maldad y pecado. Pensaron que iban a lograr sus propósitos, pero no fue así. 

Noé en medio halló gracia ante los ojos de Dios. La razón, lo dice el verso veintidós, Noé hizo todo lo que Dios le había mandado. Puso por obra su fe, al construir el arca tal cual le dijo Dios. Su fe produjo obras, porque en segunda de Pedro dos y verso cinco, nos dice: ue pregonó o predicó justicia. Y en Hebreos once nos dice que su fe al preparar el arca, esta condenó al mundo. Es interesante de notar que en Babilonia, India, Sud América; los indios en Norte América o los indígenas en Australia o los mismos Mayas tienen su versión del diluvio. 

II. En los días de Lot

El relato en Génesis dieciocho, vemos nuevamente la misma situación que la que vemos en Génesis seis. En el verso veinte, Dios le dice a Abraham, que el pecado en Sodoma y Gomorra aumentaba más y más y que se había agravado en extremo. Ahora Abraham, quiso interceder por los justos en esas dos ciudades y vamos a encontrar que no había ni siquiera diez que reunían estas condiciones. Los dos ángeles que estuvieron con Abraham, fueron para darle aviso a Lot. Cuando llegan allí, Lot los trata de proteger al invitarlos que entraran en su casa. En el capítulo diecinueve y verso cuatro, dice que todo el pueblo, desde el más joven hasta el más viejo vinieron para a la fuerza tener relaciones carnales con los dos ángeles. La palabra conocer, en la Biblia quiere decir tener contacto físico. Por ejemplo, en Lucas uno y verso treinta y cuatro, María estaba sorprendida que estaba embarazada, porque aún no había conocido a José íntimamente. Y en Mateo uno y verso veinticinco, José dice exactamente lo mismo.

Dios condena y prohibe toda conducta homosexual. Como querían hacerlo por la fuerza, los ángeles extendieron sus manos y quedaron todos ciegos. Pero ni aún esto los había frenado, porque siguieron adelante para ver si lo hacían igual. 

Ahora en Lucas diecisiete y versos veintisiete y veintinueve, nos dice que vino el diluvio y llovió fuego del cielo y los destruyó a todos. Hay una palabra que resalta: hasta. Hasta el día en que Noé entró al arca o hasta que Lot salió de Sodoma. 

Esta victoria pasajera solo promete una cosa con completa seguridad: el fin esperado es su destrucción.

Que Dios nos ayude a entender que pronto sus juicios serán derramados sobre esta nación y sobre el mundo entero. Que podamos juntos llevar el evangelio, antes de que sea demasiado tarde.